YA_CONTAMOS_CON_NUEVOS_NUMEROS_1

¿Quién paga mi pensión de vejez?

Comisión Europea

Dirección General de Empleo, Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades

Manuscrito terminado en enero de 2010

Normativa de la Unión Europea en materia de seguridad social

Sus derechos cuando se desplaza en la Unión Europea

 

¿Quién paga mi pensión de vejez?

 

Las pensiones de vejez son una de las prestaciones más importantes de la seguridad social. Por tanto, a la hora de comenzar a ejercer una actividad laboral en el extranjero, es importante saber las consecuencias que puede tener para los futuros derechos de pensión. Las disposiciones de la UE respecto a las pensiones de vejez garantizan los derechos siguientes:

En todos los Estados miembros en los que haya estado asegurado, se deja constancia en un informe de vida laboral de los datos sobre sus periodos de seguro hasta alcanzar la edad de jubilación. Dicho de otro modo, las cotizaciones que haya abonado ni se transfieren a otro Estado miembro ni se le abonan a usted aun cuando deje de estar asegurado en ese país.

Todos los Estados miembros en los que haya estado asegurado deberán abonarle una pensión de vejez cuando alcance la edad de jubilación. De este modo, si ha trabajado usted en tres países, percibirá tres pensiones de vejez por separado una vez alcance la edad de jubilación.

Esta pensión se calculará conforme a su vida laboral en cada Estado miembro. El importe que reciba de cada uno de ellos dependerá del número de periodos de seguro cubiertos en cada Estado. Estos principios son una garantía de que nadie estará en desventaja por haber trabajado en varios Estados miembros: no se pierde ninguna cotización, se respetan los derechos adquiridos y cada país abona una pensión correspondiente a los periodos de seguro cubiertos en él. Cada Estado no paga ni más ni menos que la pensión que se ha «ganado» el interesado, especialmente a través de sus cotizaciones.

En los apartados siguientes se explican cómo se calculan y abonan las pensiones de vejez conforme a las normas de coordinación.

  1. Normas generales Totalización:

Si el periodo durante el cual ha estado usted asegurado en un Estado miembro no es lo suficientemente largo como para adquirir el derecho a pensión en ese país, se tendrá en cuenta cualquier periodo de seguro que haya cubierto en otros países.

EJEMPLO

Si ha estado usted protegido durante menos de un año en un Estado miembro, puede aplicarse una norma especial, ya que en algunos Estados no nace el derecho a pensión durante periodos muy breves. ¿Qué ocurre entonces con las cotizaciones abonadas en ese Estado miembro? Si ha estado usted asegurado en el país A durante diez meses, y en el país B durante treinta y cinco años, no tema, no se perderán los meses de seguro que ha cubierto en el país A, donde ha trabajado menos de un año. El país B asumirá los diez meses abonados en el país A. Residencia o estancia en el extranjero: Su pensión de vejez se le abonará independientemente del país en que resida o se encuentre temporalmente, mientras sea un Estado miembro de la UE, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza, sin ninguna reducción, modificación o suspensión.

 

  1. En caso de haber estado asegurado en un único Estado miembro

En este caso, el importe de su pensión se calculará de acuerdo con la legislación de ese país, exactamente de la misma forma que para sus propios ciudadanos. No importa si reside o no en ese país cuando llegue a la edad de jubilación. C) En caso de haber estado asegurado en más de un Estado miembro Percibirá usted una pensión de todos los Estados miembros en los que haya estado asegurado. Estas pensiones corresponderán a los periodos de seguro cubiertos en cada uno de los Estados implicados.

EJEMPLO Usted ha estado asegurado:

Durante diez años en el Estado miembro A,

Durante veinte años en el Estado miembro B,

Durante cinco años en el Estado miembro C.

Esto significa que ha estado asegurado durante treinta y cinco años en total antes de alcanzar la edad de jubilación. El Estado miembro A calculará el importe de la pensión a la que tendría usted derecho después de 35 años de cotización en ese Estado. Entonces usted recibirá el importe proporcional correspondiente a sus periodos de seguro efectivos, es decir, 10/35 de ese importe. Igualmente, el Estado miembro B le pagará 20/35 del importe al que tendría usted derecho en ese Estado después de treinta y cinco años de seguro. Por último, el Estado miembro C le abonará 5/35 del importe al que tendría usted derecho en ese Estado después de treinta y cinco años de seguro.

 

  1. Solicitud de una pensión

Si ha trabajado en más de un Estado miembro, debe solicitar su pensión en el país de residencia, salvo que nunca haya ejercido ninguna actividad laboral en él. En tal caso, debe presentar la solicitud en el país en el que haya trabajado en último lugar.

 

  1. Edad de jubilación

Como se ha indicado anteriormente, los sistemas de seguridad social de los Estados miembros no están armonizados y, por tanto, las edades de jubilación varían de un país a otro. Esto implica, para una persona con derechos de pensión en más de un Estado miembro, que en uno de ellos pueda alcanzarse la edad de jubilación a los 65 años, mientras que en otro deba esperarse a los 67. En tales circunstancias,  es importante informarse con antelación, en los países que deben abonarle una pensión, sobre las consecuencias de retrasar el pago de la misma. Es posible que, en algunos casos, el hecho de percibir una pensión antes que la otra tenga determinados efectos en su cuantía. Las instituciones pagadoras de su pensión están obligadas a informarle a este respecto a petición suya.

 

  1. Resumen

Una «institución de contacto» (normalmente en el país en que resida) se encargará de tramitar su solicitud de pensión. La institución de contacto facilita el intercambio de información sobre su informe de vida laboral entre los países implicados en su solicitud de pensión. Una vez que la institución de contacto haya recibido las respuestas de todos los países implicados, le enviará un resumen de las decisiones que estos hayan adoptado. El resumen es un documento portátil «P1» (véase la lista del capítulo 7), en el que figurará una sinopsis de las decisiones tomadas por cada Estado miembro. De este modo, podrá saber usted cómo han tratado las distintas instituciones los periodos de seguro correspondientes y podrá verificar si, por ejemplo, hay lagunas o duplicaciones de determinados periodos de seguro. Las nuevas normas de coordinación le dan derecho a pedir una reconsideración de una decisión nacional sobre sus derechos de pensión cuando considere que la confluencia de decisiones adoptadas por dos o más instituciones haya repercutido negativamente en sus derechos. El plazo límite para pedir una reconsideración de este tipo comienza a partir de la recepción de dicho resumen y se extiende durante el plazo previsto por la legislación nacional.

 

  1. Gastos de transacciones

Las instituciones nacionales deben efectuar los pagos de pensiones directamente al interesado o a la entidad bancaria de su elección. En principio, no debe cargarse al interesado ningún coste administrativo y ninguna tasa por la transacción bancaria en los pagos entre Estados miembros pertenecientes a la eurozona. Sin embargo, cabe la posibilidad de sufrir un recargo por los costes de transferencias en el caso de pagos transfronterizos a países que no forman parte de la eurozona. Estos costes deben estar justificados objetivamente y ser proporcionales al servicio prestado