evasionfiscal

EL PARLAMENTO EUROPEO Y LA LUCHA CONTRA LA EVASIÓN FISCAL

Lograr una fiscalidad equitativa en la Unión Europea es una de las principales prioridades del Parlamento Europeo. Lo ha sido incluso desde antes de los escándalos provocados por las filtraciones de ‘LuxLeaks’ y de los ‘Papeles de Panamá’. Desde la crisis económica y financiera, los eurodiputados han impulsado la transparencia y el control de las prácticas dudosas.

La comisión de Asuntos Económicos y Monetarios es la instancia responsable de la política fiscal en el Parlamento Europeo (PE), y de trabajar sobre las iniciativas legislativas acerca de fiscalidad de la Comisión Europea. Además, el Parlamento Europeo ha puesto en marcha una comisión especial temporal sobre resoluciones fiscales, y va a poner en marcha una comisión de investigación sobre los Papeles de Panamá.

La comisión especial sobre resoluciones fiscales terminó su primera etapa en noviembre de 2015, al presentar un informe que, en forma de resolución no vinculante, plantea ideas para establecer en la Unión Europea (UE) un sistema de impuesto sobre sociedades equitativo y transparente.

La segunda etapa de la comisión sobre resoluciones fiscales comenzó en diciembre de 2015 y continuará su labor hasta julio de 2016 para determinar las iniciativas a desarrollar para combatir la elusión fiscal de las empresas. Las resoluciones fiscales son documentos emitidos por las autoridades fiscales que explican de antemano como se calcularán los impuestos que deberá pagar una empresa, y que normativa es la aplicable. Las resoluciones fiscales han sido a veces criticadas, cuando las multinacionales las utilizan para beneficiarse de un trato fiscal preferente por parte de las autoridades fiscales nacionales.

Por su parte, el pleno prevé confirmar próximamente el mandato de la comisión de investigación sobre los Papeles de Panamá.

El Parlamento Europeo adoptó en diciembre de 2015 un informe con recomendaciones para combatir la planificación fiscal agresiva de las empresas. Este documento, elaborado por la comisión parlamentaria de Asuntos Económicos y Monetarios, llegó tras el escándalo provocado por las filtraciones conocidas como LuxLeaks. En él se detalla una batería de medidas legales que la Unión Europea y sus Estados deberían adoptar. Entre las fuentes de este informe figura la anteriormente citada primera comisión parlamentaria especial sobre las resoluciones fiscales.

El PE reclamó en este documento una propuesta para que las empresas informen de los beneficios, y subsidios recibidos, así como de los impuestos pagados en cada país. La Comisión Europea presentó tal propuesta en abril de 2016. El informe del PE también incluye una definición europea de los paraísos fiscales.

  • Blanqueo de capitales

La Eurocámara adoptó a principios de mayo de 2015 medidas más estrictas contra el blanqueo de capitales. La cuarta directiva contra el blanqueo de capitales obligará a los Estados de la UE a disponer de registros centrales de información sobre los titulares reales y beneficiarios efectivos de las empresas y otras entidades legales. El plazo para que los Estados apliquen esta normativa finaliza el 26 de junio de 2017.

El Parlamento Europeo se dispone en mayo de 2016 a abordar medidas contra la elusión fiscal de las empresas. Esta normativa europea sigue la línea trazada por el plan de acción de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios. Seis son las medidas clave que todos los Estados de la UE deberían aplicar, y entre ella hay una contra el traslado de beneficios a países sin impuestos o con impuestos mínimos. El pleno del Parlamento prevé votar sobre la cuestión en junio.

  • Intercambio de información

El pleno del Parlamento prevé votar en mayo una propuesta para que las autoridades fiscales intercambien la información fiscal de las grandes multinacionales. Según la propuesta, las multinacionales cuyos ingresos superen los 750 millones de euros tienen que presentar en el país de la UE donde han establecido su sede central un informe sobre los impuestos que pagan en cada país. El país de la UE que reciba este informe debe compartir tal información con los otros países de la UE en los que también opere la empresa. La comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo ha insistido en que la Comisión Europea disponga de acceso ilimitado a esta información.

El Consejo, institución que reúne a los Gobiernos de los veintiocho países de la UE, adoptó en diciembre de 2015 un acuerdo para que los Estados de la UE intercambien información sobre las resoluciones fiscales. El Parlamento calificó el acuerdo de “oportunidad perdida”, dado que las nuevas normas sólo incluirán resoluciones fiscales transfronterizas y excluye las resoluciones fiscales dentro de los Estados de la UE. Los eurodiputados también criticaron que la Comisión Europea sólo disponga de un acceso limitado a la información.

  • Transparencia

La Comisión Europea publicó en abril de 2016 una propuesta legislativa sobre transparencia fiscal y multinacionales. Los grandes grupos multinacionales, aquellos cuyos ingresos globales superen los 750 millones de euros, tendrían que facilitar información, país por país, sobre dónde generan sus ingresos y dónde pagan sus impuestos en la UE. El PE, que había reclamado previamente esta propuesta, tendrá ahora que pronunciarse sobre su contenido.

La Comisión Europea prevé presentar en la segunda mitad de 2016 una propuesta legislativa para crear una base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades. También se espera de la Comisión Europea una lista negra de jurisdicciones fiscales no cooperativas.