mediacion_conflictos-1024x796-b

LA MEDIACIÓN, MÉTODO ALTERNATIVO DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Se trata de un sistema que no tiene por qué ser opuesto a la Administración de Justicia, hace ya algún tiempo que la mediación se configura como un instrumento auxiliar y complementario de dicha Administración. No se trata de que los ADR (métodos alternativos de resolución) sustituyan a los Tribunales de Justicia en la resolución de los conflictos, sino que utilizan una metodología distinta para la resolución de los mismos, metodología que no se encuentra reñida con el control de la legalidad por el Juez, por lo que no existe inconveniente ninguno en que se aplique en asuntos teñidos de interés público como ocurre con los penales, los de Familia y, como novedad en Europa, asuntos contenciosos-administrativos.

Desde AUX MUNDUS defendemos que una justicia efectiva y pacificadora implica, entre otras exigencias, la promoción y el desarrollo de estos métodos alternativos, más concretamente, de la metodología de la mediación, en los ámbitos jurisdiccionales de familia, civil, comercial y societario, social, justicia de menores, justicia penal de adultos y justicia contencioso-administrativa.

La mediación no solo puede ofrecer, en determinadas controversias, soluciones más rentables, prácticas y efectivas que la metodología judicial clásica, sino que, además, es una forma de cumplir el precepto constitucional por el que se establece el derecho fundamental de los ciudadanos a participar en la Administración de Justicia, y que mejor forma de participar cuando el conflicto nos afecta directamente.

– Concepto de mediación –

A nosotros nos gusta especialmente la definición de ZIEGLER ya que refleja la mediación como un proceso en el cual las partes en conflicto se comunican con la ayuda de un mediador neutral con el objeto de finalizar su conflicto. Según esto la mediación se configura como un camino, un proceso y no solo como un acuerdo estratégico. De la misma forma el mediador no asume capacidad de decisión alguna, sino que simplemente orienta a las partes para que estas lleguen a un acuerdo conjunto.

– Diferencias de la mediación con otras instituciones afines –

Es necesario diferenciar la mediación de otros medios alternativos de solucionar conflictos diferentes de la misma. Así la mediación no es una negociación en que las partes, directamente o a través de representantes,  tratan de llegar a un acuerdo sin la participación de tercero alguno. Tampoco es un arbitraje en que la tercera parte o árbitro tiene el poder de decidir una solución si las partes, que previamente han acordado someterse al criterio del árbitro, no llegan a un acuerdo. El árbitro tiene poder para imponer soluciones, el mediador no. Tampoco estamos ante una conciliación, institución recogida en el proceso de familia y en el social, y muy extendida en toda Hispanoamérica. Esta es una negociación en presencia del conciliador que se encarga de reunir a las partes y proponerles llegar a un acuerdo. En la conciliación no existe un proceso estructurado como en la mediación en que el mediador diseña el proceso, enseña habilidades a los participantes y ayuda a estos a generar alternativas individuales. El mediador es activo, mientras que el conciliador realiza un papel pasivo en la negociación.

María Jorge, Abogados AUX MUNDUS
Bibliografía: LA MEDIACIÓN INTRAJUDICIAL. UNA FORMA DE PARTICIPACIÓN DEL CIUDADANO EN LA JUSTICIA. Cristóbal Fco. Fábrega Ruiz. Mercedes Heredia Puente.