People and a large billboard with a collection of national flags of european countries, conceptual business illustration.

¿QUE DERECHOS TENGO COMO CIUDADANO EUROPEO?

La ciudadanía de la UE se concede automáticamente a los nacionales de los Estados miembros. Otorga a todos los ciudadanos de la Unión una serie de derechos suplementarios que inciden de forma concreta y positiva en su vida cotidiana. La UE supervisa la aplicación de los derechos de ciudadanía en los Estados miembros, con arreglo a lo establecido por el Tratado para garantizar que los ciudadanos de la Unión puedan ejercerlos de forma efectiva

Todo nacional de un Estado miembro es, asimismo, ciudadano de la Unión. La ciudadanía de la Unión no sustituye a la ciudadanía nacional, sino que otorga una serie de derechos suplementarios —garantizados por los Tratados de la UE— con incidencia directa en la vida diaria. Estos derechos son:
-poder viajar y vivir en cualquier lugar de la UE
-no sufrir discriminación por motivos de nacionalidad
-poder participar como elector y candidato en las elecciones municipales y al Parlamento Europeo en el lugar de residencia, con independencia de la propia nacionalidad
-recibir fuera de la UE asistencia de una embajada o consulado de otro país miembro, en las mismas condiciones que los ciudadanos de ese país
-presentar peticiones ante el Parlamento Europeo y recurrir al Defensor del Pueblo Europeo
-organizar o firmar, junto con otros ciudadanos de la UE, iniciativas ciudadanas europeas en solicitud de una propuesta legislativa.

La UE ha establecido normas para garantizar estos derechos y vela por que los ciudadanos puedan ejercerlos libremente y sin obstáculos.
El auge de la libre circulación de personas, bienes y servicios provoca un incremento inevitable de los litigios transfronterizos. La UE ha creado diversos procedimientos para prestar ayuda a los particulares que se encuentran en una situación de ese tipo. Por ejemplo, las resoluciones civiles dictadas por los tribunales de un Estado miembro se reconocen y ejecutan en todos los demás países miembros. La UE trata de garantizar que se pueda recurrir a los tribunales y las autoridades de otros Estados miembros con la misma facilidad que en el propio país. En los últimos años, ha adoptado diversos instrumentos para ofrecer garantías jurídicas a los ciudadanos de la Unión en caso de conflicto transfronterizo en el ámbito de la familia. Otras medidas importantes en este campo se encuentran aún en fase de negociación.

Cualquier persona que viaje a otro país puede resultar víctima de un delito o ser acusada o sospechosa de haber violado la ley. La UE pretende establecer una serie de «derechos a un juicio justo» de aplicación en todo su territorio, llamados a constituir las normas mínimas comunes en materia penal. La ley consagra el derecho en toda la Unión a recibir información, traducción e interpretación en los procesos penales, a contactar a un abogado y a poder comunicarse al ser detenido. Todas estas Directivas garantizan el derecho a un juicio justo desde la primera fase del interrogatorio policial y a lo largo de todo el proceso penal. Se está debatiendo un nuevo paquete de propuestas legislativas para reforzar las garantías procesales de los ciudadanos en procesos penales. Contempla el principio de presunción de inocencia y el derecho a estar presente en el propio juicio, garantías especiales para los menores sospechosos o acusados y asistencia jurídica gratuita. Además, la UE refuerza los derechos de los ciudadanos y establece normas mínimas para proteger y apoyar a las víctimas de delitos o actos de violencia. Los derechos de las víctimas son de carácter fundamental e incluyen el respeto de la dignidad humana, de la vida privada y familiar y de la propiedad.

La presente publicación forma parte de una serie que explica la actividad de la UE en distintos ámbitos políticos, las razones por las que interviene y los resultados obtenidos.
Para leer y descargar los títulos disponibles:
http://europa.eu/pol/index_es.htm
http://europa.eu/!bY34KD