Condenado-prision-tratar-asesinar-exnovia_EDIIMA20160519_0315_4

CONDENADO A 26 AÑOS DE PRISIÓN POR MATAR A SU SUEGRA Y TRATAR DE ASESINAR A SU EXNOVIA

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 26 años de prisión a un hombre por matar a su suegra a puñaladas e intentar acabar con la vida de su exnovia, cuando acudió a su casa a recoger sus pertenencias tras haberse separado de ella. En la sentencia, la Sección 26 condena a Ioan P. como autor de un delito de homicidio, otro de asesinato en grado de tentativa y otro de amenazas graves, con el agravante de parentesco, y le impone la prohibición de acercarse a su expareja a menos de un kilómetro durante 13 años y seis meses. Además, el condenado deberá indemnizar también con 223.924 euros a la familia de la fallecida en concepto de responsabilidad civil.

En la vista oral, el procesado defendió que “no tenía intención de asesinar” ni a su suegra ni a su mujer, pese a que cuando llegó a la casa se dirigió a la cocina a coger un cuchillo. Mientras que su expareja confesó que como “era muy posesivo y agresivo”. Ella se “esperaba una paliza, pero no lo que ha pasado”.

Los hechos tuvieron lugar el 30 de agosto de 2014 cuando el procesado, de nacionalidad rumana y que disfrutaba de un permiso penitenciario, acudió la casa de su expareja, en la localidad de Arganda del Rey, acompañado de su hermana y de su cuñado, para recoger sus objetos personales. En el domicilio se encontraba la madre de su expareja, que se había trasladado a España desde Rumanía para ayudar su hija, atemorizada ante la posible reacción que tendría tras la separación.

Una vez dentro de la casa, con la excusa de ir al baño, el acusado se dirigió presuntamente al dormitorio, donde descansaba su expareja, y le asestó tres puñaladas con un cuchillo de 13 centímetros de filo que pudieron haberle costado la vida si no se le hubiera reanimado de una parada cardiorrespiratoria. La hermana y el cuñado de Ioan P. intentaron reducirle, pero el acusado se revolvió contra ellos y le dijo a su cuñado: “Vete o te corto a ti también”.

Ante las amenazas, sus familiares abandonaron el piso y el hombre aprovechó que se había quedado solo con su suegra, le asestó al menos cuatro puñaladas, dos de ellas mortales, cuando la mujer intentaba ayudar a su hija, gravemente herida. Pese a las heridas, la hija logró coger el cuchillo que se le había caído a Ioan durante la agresión y salir a la calle a pedir auxilio. En el momento de su detención, el procesado confesó los hechos y manifestó: “Las he matado porque anoche estuvo follando con otro, es mi novia de siete años y una mujer rumana no folla con otro hombre”.

Fuente: diario El País
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/05/19/madrid/1463655927_267900.html